Información sobre quidditch.

Valentine’s Cup III – ¿Vale la Pena?

Teniendo su primera entrega en 2014, la Valentine’s Cup es un torneo fantasy organizado por OUQC (Oxford University Quidditch Club, el club que engloba a los Chimeras y los Quidlings) que pretende dar un torneo en una época del año en la que no hay muchos eventos, y menos aún ahora que ya no tenemos La Violette en enero. La que realmente lanzó este torneo al estrellato fue la segunda entrega (Valentine’s Cup II: The Revenge of the Quove), donde tuvieron la intención de crear el torneo fantasy más grande del mundo… y lo consiguieron.

 

Este ¿Vale la Pena? es un poco diferente porque no hay NADA de información aun, así que me baso en la información del año pasado y el hecho que utilizan el mismo formato. Así que, sin más dilación, nos ensuciamos las manos con Valentine’s Cup III: The Good, The Bad, and the Quovely. ¿Vale la Pena?

banner

—Formato—

Cada torneo tiene un gancho, ya sea los equipos que van, cuando o donde se hace, o el hecho de ser un evento oficial. El gancho de este torneo es el que lo define 100%, el motivo por el cual van todas las personas y lo que genera tanto hype previo: el formato. No quería ponerlo lo primero de todo, pero no tiene sentido hablar de todo lo demás sin tener esto en mente.

 

Al estar ambientado en San Valentín, el registro de este torneo se hace por parejas. Estamos hablando de parejas físicas, grupos de dos, no de personas con relaciones sentimentales (no necesariamente). Como parte del registro se tiene que dar información sobre la experiencia en el quidditch, una autovaloración respecto al nivel de tu equipo, las posiciones en las que juegas, etc. Todo esto no se hace por mero cotilleo, sino porque la formación de los equipos no es aleatoria. Aquí viene lo bueno.

 

A cada pareja se le da un valor aproximado en puntos según sus capacidades y experiencia. Los capitanes se apuntan con anterioridad, y se eligen a los que creen que pueden hacerlo mejor o los que puedan dar más juego. Una vez seleccionados se les deja ver la base de datos de los jugadores (cuando ya ha cerrado) para que puedan investigar un poco. Se les da la misma cantidad de puntos a todos y entonces empieza la subasta.

 

Se organiza una video llamada grupal con todos los capitanes y los organizadores. Las parejas van saliendo una a una y su precio inicial de puja es el valor que los organizadores les han asignado. En orden rotativo, los capitanes dicen si dan puntos o se retiran de la puja, pudiendo solo mejorar la oferta que ha otorgado otro capitán, hasta que queda la puja más alta. Todo esto en directo por streaming 😀

 

Esto hace que los jugadores se queden pegados a las pantallas esperando a ver si ellos (o sus amigos) son los siguientes en ser subastados, ver por cuanto se venden, que capitanes pujan por ellos… suena mal pero en realidad es muy divertido. El tiempo que se le dedica a cada uno es poco debido a la cantidad de gente que se apunta al torneo, pero sigue haciéndote esperar ilusionado como un niño la noche antes de navidad.

 

—La Ciudad—

El torneo se celebra en Oxford, Inglaterra. Es de esos sitios entrañables y sorprendentemente acogedores que son demasiado pequeños o están demasiado alejados de cualquier otro atractivo turístico como para ir de viaje exclusivamente para verlos, así que es una excusa perfecta para poder visitar una ciudad que, de otra manera, te perderías.

 

La primera impresión de mucha gente al bajar del bus es la de estar en el mismísimo Hogwarts, me incluyo. Es una ciudad medieval, sin estar centrada en lo militar (castillos y murallas), con un estilo arquitectónico precioso. La inmersión es tal que incluso te puedes llegar a sentir fuera de lugar: ¿que hacen coches en el S.XVI?

 

Oxford es una ciudad que vive de su universidad. Seamos sinceros, 9 de cada 10 edificios están relacionados con ella (el otro recomienda chicles con azúcar), ya sean aulas o dormitorios, siendo el resto todos los bares y restaurantes asociados a esta franja de edad. Al ser una ciudad joven tiene también muy buena conexión con… todo prácticamente. Hay mil y una líneas de bus llevándote a cualquier sitio que quieras, ya sean aeropuertos o ciudades.

 

No hay mucho más que decir, porque no es demasiado grande tampoco. El emplazamiento no es el atractivo del torneo, pero sin lugar a dudas suma muchos puntos a favor.

 

o-OXFORD-UNIVERSITY-facebook          images

 

 

—El Torneo—

Fuera del formato previo al juego, el torneo no tiene mucho misterio. Una fase de grupos que clasifica a los equipos a pasar a una fase de eliminación u otra (división 1/división 2) donde se juega hasta llegar a la final. Esto es un formato que se puede hacer en los torneos más pequeños, como en la Transpiriquove con 4 equipos, o puedes hacerlo CON 20 EQUIPOS Y MÁS DE 340 PERSONAS!!!

 

El segundo gancho del torneo es lo grande que es. No hay otro torneo fantasy tan grande en todo el mundo; literalmente es el más grande de todo el planeta. Se respira cierto ambiente de “wooooooow” al ver tanta gente junta jugando a lo mismo y con un mismo espíritu. Similar a como te sientes en la EQC, con 32 equipos, pero sin tantos grupitos. En la EQC cada uno va un poco más con su equipo, y al final acabas clasificando a la gente por ser de uno u otro equipo. Este torneo, al ser fantasy, se siente mucho más abierto y conoces a la gente por las personas que son y no por el sitio del que provengan.

 

Esto también tiene una parte mala, ya que hay cierto ambiente de anonimato; no notas que estás en el torneo con personas que conoces, es más como estar en medio de una marea de caras desconocidas que están aquí por lo mismo que tú, lo que lleva a situaciones un poco raras cuando tienes cierta confianza con alguien por ser quidkid pero sin conocerla de nada. Aun así, creo que una experiencia con un torneo tan grande es algo que todos deberían experimentar al menos una vez en su vida, y como ya no aceptan equipos de fuera en la USQ National Championship (antigua World Cup) y la EQC es clasificatoria, seguramente es la opción más viable.

 

—La Organización—

No te esperes errores por su parte. Son gente que quieren hacerlo, saben cómo hacerlo y son buenos haciéndolo. Se toman las cosas de forma muy seria cuando concierne a torneos, pero eso no quiere decir que no hagan el tonto y no sepan pasárselo bien.

 

A pesar del estereotipo que muchos tengan de ellos (que tampoco entiendo de donde viene), no son gente fría y distante. Tienen una manera de interactuar con la gente y un humor diferente, eso es cierto, y puede que no te cuenten sus problemas vitales a los cinco minutos de conocerte, pero son acogedores y les gusta prestar atención personalizada. Aunque vayan más de 300 personas, tendrás a alguien que podrá atenderte si lo necesitas y que, en vez de tomárselo como una tarea, les gustará conocer a alguien nuevo.

 

Obviamente habrá contratiempos y retrasos como en cualquier otro torneo. Siempre puede faltar de algo, hacerse cola en algún sitio, o haber un imprevisto que, como dice la palabra, no tenían planeado. Pero teniendo en cuenta que esto puede pasar, y pasará, allí donde vayas, aquí te encontrarás de las organizaciones más capaces de lidiar con ello de forma rápida y eficaz.

 

Tienen una filosofía de intentar facilitar las cosas a las personas que vienen de lejos, especialmente a las que vienen del extranjero, así que ofrecen alojamiento gratis para todos aquellos que lo pidan. El truco está en que el alojamiento no incluye cama, es lo que allí se llama floor surfing, que es básicamente ofrecer un sitio para dormir en el suelo. Tampoco os penséis que habrá colchoneta ni saco de dormir, eso lo tienes que traer tú en tu maleta de cabina en el avión… como que no.

 

Hay gente a quien esto no le importa, y están a gusto así, pero para algunos otros esto no es una opción cuando se trata de un torneo de dos días sin opción de descanso en el campo (ve el apartado de instalaciones). Si quieres puedes coger un albergue o un hotel, pero siendo una ciudad pequeña, si no tienes prisa, te vas a quedar con muy pocas opciones decentes que no repercutan en tu bolsillo.

 

—Clima y Comida—

Parece una tontería, pero esto es más serio de lo que podáis creer. Los que me conocen saben que soy un tio grande, con buenas “reservas”, y además tiendo a ser caluroso… pues con 2 camisetas, camiseta y pantalón térmico, jersey grueso, anorak, gorro, guantes y bufanda estaba estable. No digo bien, digo “no mal”, y obviamente no jugaba con todo esto encima. Los mínimos y máximos promedios de Oxford en febrero son de 1.4ºC y 7.4ºC, haciéndolo el segundo mes más frio de todo el año por tan solo 0.6ºC en la temperatura máxima promedio. Hace un frio del carajo, así que id preparados.

 

“Pero Big Markus, aquí en Islandia chupamos cubitos de hielos cuando tenemos frio porque el hielo está ardiendo en comparación al aire que respiramos.” Cierto, también debemos tener en cuenta de donde provenimos. Si estáis por encima de la LINEA VERDE os puede parecer un veranillo (la imagen es una foto, si sale blanco será por algo). Si venís entre la LINEA VERDER y la LINEA AMARILLA es posible que no os parezca más frio de lo normal, y si estamos entre esa y la LINEA ROJA notemos que hace relativamente frio… pero como estés por debajo de la LINEA ROJA ya puedes empezar a tragarte videos de Bear Grylls para sobrevivir.

5106-4_04A_LRG

Con la comida pasa un poco lo mismo. El tipo de comida es más pesado, y aunque el cuerpo te lo agradece porque hace mucho frio, no estamos acostumbrados a hacer deporte con una alimentación de este estilo, y es posible que los más delicados lo noten.

 

En el campo hay food trucks (camiones de comida suena mal, ¿no?), los cuales te venden raciones generosas a un precio razonable. Es barato incluso para nosotros, así que debe ser una ganga en el marco inglés. El año pasado las colas eran de horas literalmente, lo cual fue un lastre, pero supongo que habrán aprendido de sus errores. Personalmente siempre recomiendo llevar algo preparado del super para depender menos de estos factores para comer y prepararte algo que se pueda parecer más a tu estilo de dieta.

 

10922675_10206073696825693_7628793848915082199_n

Big Markus y sus 10,000 capas soportando el frio con un bonito cielo gris de fondo

 

—Las Instalaciones—

Los campos se instalaron en un descampado de césped natural amplio, suficientemente grande como para poder hacer la EQC allí un par de meses más tarde. Estaban todos juntos, y justo al lado de las paradas de comida.

 

Lo malo es que están donde Cristo perdió la alpargata. Hay una única línea de bus, que pasa cada 45 minutos, y se llena de quidkids que van todos a última hora… aunque última hora es en realidad antes de que se levanten los gallos. De hecho a algunos nos pasó que no pudimos ni desayunar porque la cocina aún no había abierto.

 

Otro punto negativo es que en el campo no hay sitio donde sentarse ni donde resguardarse. Esto implica que tienes que estar todo el día de pie, jugando, con un frio insoportable, comer sentado en un suelo gélido… y rezar para que no llueve,  porque sino no te queda otra que mojarte.

 

 

ruta

Línea de bus y sus 40min para llegar al campo.

 

—Precio—

Vuelo a Londres, barato. Megabus de Londres a Oxford, barato. Cuadrar horarios de vuelos con los de buses ya es cosa más complicada, así que es posible que te encuentres teniendo que ir con un bus directo, que reduce el tiempo pero dispara el precio. Si además no has tenido suerte con el alojamiento más aún.

 

Aparte de eso la vida en Inglaterra es carilla. No en exceso si no quieres, pero si empiezas a planear en salir de fiesta y otros extras mejor que vayas pensando en gastarte más de 200€ en un fin de semana.

 

 

Veredicto

king-of-bling-58283

ONLY IF U GOT DEM BLINGS

Si no has ido nunca a un torneo tan grande y te lo puedes permitir, no te lo pienses. De hecho no pierdas tiempo y ves ya al evento de Facebook para estar atento a cuando salgan las inscripciones porque se agotan en cuestión de horas.

 

Si no tienes mucho dinero y solo puedes permitirte un torneo grande entonces non te lo recomiendo. Piensa que no deja de ser un torneo fantasy, y por lo tanto el mayor factor determinante de si te lo pasarás bien es el ambiente en tu grupo. Es un factor demasiado aleatorio como para invertir tanto dinero si no puedes permitirte ir a otros lugares debido a ello.

 

De forma general, la Valentine’s Cup, ¡Vale la Pena!

Big Markus

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 comentarios

  1. Kamon /

    A mi por curiosidad, me gustaría saber, que pasa en este tipo de torneos con gente (como yo) que tenemos una limitación con el ingles, es decir, hay algún problema o acabas haciéndote amigo de todos aunque tengas que reírte de chistes que no entiendas?

    • La Casa del Quidditch /

      Hola Kamon,
      Ir a Inglaterra con limitaciones para interactuar en inglés nunca va a ser cómodo ni fácil. Ahora bien, la mayoría de personas en este tipo de torneos son muy abiertas y acogedoras, y lo más probable es que se esfuercen por chapurrear en castellano (en caso de que nadie sepa) o de hablarte de forma lenta y pausada. En mi experiencia, si tienes una actitud abierta y con ganas de divertirte seguro que te lo pasas bien.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *