Información sobre quidditch.

Llorones mesetarios – La Columna de Pümmüki

Se crean grupos de trabajo, con libertad para inscribirse a ellos. Se fomenta la participación en los mismos. Se trabaja codo con codo para que un proyecto ilusionante salga adelante. Hasta que cuatro deciden subirse al monte. Y se ponen a llorar, pero a llorar muy fuerte, sea porque Catalunya tiene spot para el EQC no siendo una nación -un día hablaremos del concepto nación/región en el quidditch, que a algunos en centralismo les va demasiado- o porque no se hace un torneo en la ciudad donde querían -elegido democráticamente, claro-. Son los mismos que dejan en la estacada a la mayoría de equipos. Son aquellos desagradecidos que nunca van a dar las gracias a la gente de otro NGB que, sin venir a cuento, han creído que ayudar en la creación de la AQE era lo mejor para todos. Son aquellos que se inventan sus propias normas para amistosos y que se quejan de que se va muy fuerte o están dando mucha caña a sus parejas cuando el nivel de contacto en España es irrisorio. Los mismos que deciden montar su cortijo cuando las cosas van malas. Por suerte son tres mal contados -a no ser que alguno siga con la graciosa manía de inventarse NGB singulares por situación geográfica-.

Work groups are created, with the freedom for anyone to be part of them. Participation in these groups is encourages. We work side by side and with one another in order to make an exciting project happen. Until four decide to climb the hill. And they start to cry, but really cry, either because Catalonia already has a spot in the EQC without beign a nation –we’ll speak about the concept of nation/region in quidditch someday, since some people over-enjoy centralism- or because the winning bid for a tournament was not the one they wanted –democratically chosen, of course-. These are same people who leave behind most of the teams. Those ungrateful ones who will never thank people from other NGBs who, without being asked to, have believed that helping he AQE was the best for everyone. Those people who make up their own rules for friendly games and complain that the game is too physical or that their couples are being tackled too harshly when the contact level in Spain ridiculous. The same ones who decide to create their own private club when things are rough. Luckily they are scarcely a few –unless someone keeps on with the funny habit of making up particular NGBs in special areas-.

Se crean grupos de trabajo, con libertad para inscribirse a ellos. Se fomenta la participación en los mismos. Se trabaja codo con codo para que un proyecto ilusionante salga adelante. Hasta que cuatro deciden subirse al monte. Y se ponen a llorar, pero a llorar muy fuerte, sea porque Catalunya tiene spot para el EQC no siendo una nación -un día hablaremos del concepto nación/región en el quidditch, que a algunos en centralismo les va demasiado- o porque no se hace un torneo en la ciudad donde querían -elegido democráticamente, claro-. Son los mismos que dejan en la estacada a la mayoría de equipos. Son aquellos desagradecidos que nunca van a dar las gracias a la gente de otro NGB que, sin venir a cuento, han creído que ayudar en la creación de la AQE era lo mejor para todos. Son aquellos que se inventan sus propias normas para amistosos y que se quejan de que se va muy fuerte o están dando mucha caña a sus parejas cuando el nivel de contacto en España es irrisorio. Los mismos que deciden montar su cortijo cuando las cosas van malas. Por suerte son tres mal contados -a no ser que alguno siga con la graciosa manía de inventarse NGB singulares por situación geográfica-.

Poco se puede esperar de ellos. Con la AQE ya consolidada tendrán que pasar por el aro y ese aro quizá se les hace estrecho. Después de leer mentiras y demasiadas tonterías me gustaría saber qué quieren decir a la IQA en los próximos días (para los que no lo sepáis, hay una reunión de seguimiento entre la IQA, la AQE y algún díscolo que quiere participar). ¿Se les caerá la cara de vergüenza? ¿Saben ellos que la IQA está al corriente de todo y que no les va a dar margen para nada, más allá que la de ir en una asociación que ellos han prostituido como han querido?

La antigüedad no significa nada. Ser los primeros tampoco cuando no has salido de tu pueblo para ver mundo -partidos, entrenos, conocer gente…-. Vanagloriarse de todo ello cuando has sufrido una refundación y una escisión es triste. Ir por detrás y no ser claro, hacer el gallego es ser un mezquino y un ruin. Ahora muchos entenderéis por qué los catalanes no vamos con esta gentuza; desde fuera se ve este comportamiento como ridículo e infantil; comportamiento que quede claro, que algunos no nos hemos cansado de comentar para reírnos.

Pueden seguir pensando que son unos irreductibles galos o pueden hacer de una vez las cosas bien. Yo espero que así sea. A España le falta mucho para ser considerada una región seria -por entrenamientos, tipo de juego, reglamento, mentalidad…- pero aquí habría un avance, siempre condicionado a que se dejen de tanta tontería.

Pümmüki (Xavi R.)
Jugador de quidditch

You can’t really expect much of them. With a consolidated AQE they will have to go along with it and maybe that path becomes narrow for them. After reading lies and too many gibberish I would like to know what do they want to tell the IQA during the next days (for those who are unaware of it, there is a meeting between the IQA, AQE, and some mischiefs who want to participate). Will they feel heavy with shame? Do they know that the IQA is aware of everything and that they won’t be given margin for anything else than going to an association which they have prostitutes in whatever way they pleased?

Veterancy means nothing. Being the first doesn’t either when you haven’t left your town to see the world –games, trainings, meeting people…-. Boasting about it all when you have suffered a re-foundation and a break up is quite sad. Sneaking from behind and not being honest is peevish and despicable. A lot of you will now understand why us Catalans don’t associate ourselves with this kind of scum; from the outside we see this behavior as ridiculous and childish; behavior which, to be clear, some of us have not grown tired of getting some laughs from.

They can continue thinking that they are irreducible Gallics, or they can start to do things properly for once. I wish that this is so. Spain needs a lot to be considered a serious region –trainings, gameplay, rulebook knowledge, mentality…- but there would be an improvement here, always conditioned on the fact that they cease this stupid foolishness.

Pümmüki (Xavi R.)
Quidditch player

Poco se puede esperar de ellos. Con la AQE ya consolidada tendrán que pasar por el aro y ese aro quizá se les hace estrecho. Después de leer mentiras y demasiadas tonterías me gustaría saber qué quieren decir a la IQA en los próximos días (para los que no lo sepáis, hay una reunión de seguimiento entre la IQA, la AQE y algún díscolo que quiere participar). ¿Se les caerá la cara de vergüenza? ¿Saben ellos que la IQA está al corriente de todo y que no les va a dar margen para nada, más allá que la de ir en una asociación que ellos han prostituido como han querido?

La antigüedad no significa nada. Ser los primeros tampoco cuando no has salido de tu pueblo para ver mundo -partidos, entrenos, conocer gente…-. Vanagloriarse de todo ello cuando has sufrido una refundación y una escisión es triste. Ir por detrás y no ser claro, hacer el gallego es ser un mezquino y un ruin. Ahora muchos entenderéis por qué los catalanes no vamos con esta gentuza; desde fuera se ve este comportamiento como ridículo e infantil; comportamiento que quede claro, que algunos no nos hemos cansado de comentar para reírnos.

Pueden seguir pensando que son unos irreductibles galos o pueden hacer de una vez las cosas bien. Yo espero que así sea. A España le falta mucho para ser considerada una región seria -por entrenamientos, tipo de juego, reglamento, mentalidad…- pero aquí habría un avance, siempre condicionado a que se dejen de tanta tontería.

Pümmüki (Xavi R.)
Jugador de quidditch

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Un comentario

  1. Pedrerol /

    EDITORIAL

    La política llega al quidditch. Basta ya de fomentar la division y de echar la sal en la herida. El quidditch, no está para eso. Juntos formamos este bonito deporte, todos juntos, pero lo estáis estropeando. Dejemos estás cosas para los políticos y para el fútbol, y centrémonos en lo que de verdad importa: el deporte, el quidditch.

    Así no Pümmüki, así no.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *