Información sobre quidditch.

Una selección en proceso de aprendizaje – La Columna de Pümmüki

Una selección en proceso de aprendizaje – La Columna de Pümmüki

May 13, 2015

Después de unas semanas convulsas en el entorno AQE parece que la calma ha llegado. Fuera reproches y una presunta paz entre la Junta entrante y los díscolos. Desde fuera, pese al haber colaborado a su creación, el quidditch español necesitaba una alegría. Relativa o no, el lunes se anunciaron los veintiún jugadores que representarán a España en los European Games de Sarteano.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Llorones mesetarios – La Columna de Pümmüki

Llorones mesetarios – La Columna de Pümmüki

Abr 30, 2015

Se crean grupos de trabajo, con libertad para inscribirse a ellos. Se fomenta la participación en los mismos. Se trabaja codo con codo para que un proyecto ilusionante salga adelante. Hasta que cuatro deciden subirse al monte. Y se ponen a llorar, pero a llorar muy fuerte, sea porque Catalunya tiene spot para el EQC no siendo una nación -un día hablaremos del concepto nación/región en el quidditch, que a algunos en centralismo les va demasiado- o porque no se hace un torneo en la ciudad donde querían -elegido democráticamente, claro-. Son los mismos que dejan en la estacada a la mayoría de equipos. Son aquellos desagradecidos que nunca van a dar las gracias a la gente de otro NGB que, sin venir a cuento, han creído que ayudar en la creación de la AQE era lo mejor para todos. Son aquellos que se inventan sus propias normas para amistosos y que se quejan de que se va muy fuerte o están dando mucha caña a sus parejas cuando el nivel de contacto en España es irrisorio. Los mismos que deciden montar su cortijo cuando las cosas van malas. Por suerte son tres mal contados -a no ser que alguno siga con la graciosa manía de inventarse NGB singulares por situación geográfica-.

Work groups are created, with the freedom for anyone to be part of them. Participation in these groups is encourages. We work side by side and with one another in order to make an exciting project happen. Until four decide to climb the hill. And they start to cry, but really cry, either because Catalonia already has a spot in the EQC without beign a nation –we’ll speak about the concept of nation/region in quidditch someday, since some people over-enjoy centralism- or because the winning bid for a tournament was not the one they wanted –democratically chosen, of course-. These are same people who leave behind most of the teams. Those ungrateful ones who will never thank people from other NGBs who, without being asked to, have believed that helping he AQE was the best for everyone. Those people who make up their own rules for friendly games and complain that the game is too physical or that their couples are being tackled too harshly when the contact level in Spain ridiculous. The same ones who decide to create their own private club when things are rough. Luckily they are scarcely a few –unless someone keeps on with the funny habit of making up particular NGBs in special areas-.

Se crean grupos de trabajo, con libertad para inscribirse a ellos. Se fomenta la participación en los mismos. Se trabaja codo con codo para que un proyecto ilusionante salga adelante. Hasta que cuatro deciden subirse al monte. Y se ponen a llorar, pero a llorar muy fuerte, sea porque Catalunya tiene spot para el EQC no siendo una nación -un día hablaremos del concepto nación/región en el quidditch, que a algunos en centralismo les va demasiado- o porque no se hace un torneo en la ciudad donde querían -elegido democráticamente, claro-. Son los mismos que dejan en la estacada a la mayoría de equipos. Son aquellos desagradecidos que nunca van a dar las gracias a la gente de otro NGB que, sin venir a cuento, han creído que ayudar en la creación de la AQE era lo mejor para todos. Son aquellos que se inventan sus propias normas para amistosos y que se quejan de que se va muy fuerte o están dando mucha caña a sus parejas cuando el nivel de contacto en España es irrisorio. Los mismos que deciden montar su cortijo cuando las cosas van malas. Por suerte son tres mal contados -a no ser que alguno siga con la graciosa manía de inventarse NGB singulares por situación geográfica-.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail